Twitter Suicida

    Seguidnos en Twitter

    martes, 23 de febrero de 2010

    Qfestival 2010

    Qfestival 2010

    Alzira. Casal Fester

    20 de febrero



    Una lástima que tan bonito evento que se presentaba en Alzira, corriera tan dispar suerte. A pesar de estar fantasticamente organizado, con una genial infraestructura y muy cuidado en todos los detalles (por no hablar de los asequible de las entradas). No encontró el reclamo de la gente que llenó la mitad del aforo. Bajo el lema de ayuda al tercer mundo el Qfestival completó su segunda edición con un ramillete de artistas diversos y de altísima calidad.

    Limbotheque fueron el grupo que se encargó de abrir el festival, papeleta dificil casi siempre que los chicos dirigidos por la voz de Carol García desempeñaron a las mil maravillas, porque jugaban en casa, ya que son naturales de Alzira, y lo dieron todo. Con un pop dulce, tocado en ocasiones de jazz, folk, blues, country y swing hicieron que los primeros asistentes empezaran la velada bailando y con una sonrisa en los labios.


    Limbotheque

    Una McNoon


    Prosiguió la noche con Una McNoon, proyecto liderado por Fania, acompañado de Juan Belda, que tras los discos que editó en los 80 había roto recientemente más de 13 años de silencio. Su folk armonioso no pareció encontrar una buena sintonía con el público que respondió con tibios aplausos.


    Wayne Hussey

    Gafas oscuras y botella de vino en mano, un comienzo celebrado por la feligresía más fiel a The Mission en las primeras filas, porque tal vez Wayne predica mejor sus himnos torturados a un público ya convencido de antemano, y tiene algo más difícil ganarse nuevos conversos a sus tortuosas baladas y a su voz de viejo chamán iluminado. En ese sentido, Wayne necesita, y más aún en acústico, una completa comunión con el público, y en el contexto de un festival, presentar batalla para convencer al resto.
    Pero Wayne iba a lo suyo, a su ritmo, pasando de hacer amigos, apegado a la intensidad como principal virtud, al filo de la navaja, pasando de la guitarra al teclado, bebiendo a sorbos de la botella, y sonriendo cómplice a la parroquia más fiel, entre estremecimientos, y bellas oraciones góticas.
    Hussey la emprendió pronto con los clásicos, y Severina cayó la segunda. El concierto se vio amenazado por un breve receso técnico que pudo romper la magia y el precario ritmo emocional de un Hussey pletórico y seductor, aunque distante. Falsa alarma, siguió rápidamente, nada complaciente y forzosamente limitado a la desnudez y la sencillez, al esqueleto puro de su lírica.
    Wasteland marcó el cénit, aderezado por las constantes versiones y guiños (una Ashes to Ashes mutada en pesadilla, una insolvente pero celebrada With or without you, exhibición vocal en torno al lugar común, o una conveniente y necesaria Like a Hurricane)
    Hussey se fue como llegó, pálido caballero inmutable, sorbiendo la vida a su botella con elegancia y picardía, y con una sonrisa irónica indescifrable.




    Wayne Hussey

    Midge Ure

    Muchas dudas y una enorme sorpresa. El tecnopop puede funcionar en acústico, a base de fe y energía, desbordante. Un derroche de un Ure en estado extático, sabedor de la preciosa materia que trae entre manos, e incluso capaz de insuflar vida, y dejarse la voz, en los momentos menos inspirados (Breathe).
    Las relecturas de The Voice, Dancing with tears in my eyes o Hymn brillaron por algo que no siempre es tan evidente: La intensidad del amor de Ure a sus propias canciones, la manera de interpretarlas a tumba abierta, el puro deleite de Ure de rememorar su mito de nuevo.
    Ure fue, esa noche, una banda de un solo hombre, y por eso le gana la partida a un Hussey intenso pero frío. La calidad de la intensidad de Ure se une a la calidez de su registro.
    Fade to Gray, la gran canción que escribió para Visage, sonó con la fuerza de un Ure pletórico tras lamentarse éste de no haberla podido tocar en su época.
    Tal vez la magia de Vienna sea menos brillante y forme parte de un mundo musical acaso declinante en el recuerdo, un bello fuego pasado del que solo queden rescoldos, y brasas al calor del recuerdo de la juventud que fue.
    Pero de esos rescoldos es posible rescatar el calor y la dicha suficientes para iluminarnos una noche más. No es poca cosa para una pálida estrella de eras pasadas.

    Migde Ure

    Second


    Los murcianos Second, sinceramente, son a mi gusto una sombra de lo que otrora fueron. Deslumbraron a crítica y público en 2003 con su disco "Pose" y siendo los ganadores del afamado Global Battle of the Bands, con su pop rock descarnado cantado en inglés. Pero decidieron cambiar de tercio y pasarse al idioma de Cervantes, lo que les llevó a editar en 2006 "Invisible" y ya en 2009, y bajo la producción de Carlos Jean "Fracciones de segundo", lo que ya les ha catapultado al éxito masivo de fans en su mayoría adolescentes, pero al César lo que es del César, saben como conectar con el público, y tras presentar su último disco, terminaron con un público entregado e interpretando su canción "Todas las cosas" con un nutrido grupo de fans sobre el entarimado.





















    Second




    Katharina Franck

    Con el atrevido desconocimiento del neófito, me es difícil, pero no imposible emitir un juicio sobre esta artista y su buen hacer sobre el escenario.
    Folk progresivo, con reminiscencias a los 70, a Tim Buckley y su tono de visionario, canciones de desarrollos largos, evocadores, e historias hilvanadas a modo de Cuentacuentos…Voz sugerente, vigorosa, ritmos a modo de mantras escupidos…En una época de folk de diseño, el contraste con esta tradición es grande: sin los arreglos de los albumes de estudio con Rainbirds, un intento de modernizar su estilo a lo Grace Slick, un sonido mucho más ortodoxo y coherente con la tradición de Woodstock asoma. Lo cual hace pertinente una pregunta:
    ¿Podría Richie Havens abrir Glastonbury 2010 como hizo en Woodstock y causar la misma impresión? ¿O hemos cambiado mucho, demasiado, y perdido cierta inocencia en la mirada?
    Tal vez esta sea la única objeción a una actuación modélica.



    Reverend and The Makers


    Reverend and The Makers, tomó el testigo en el escenario. Llegados de Sheffield y liderados por John McClure, apodado "El Reverendo", y con un pop rock lleno de latigazos electrónicos y sonidos de trompeta descargaron su furia sobre el escenario. John McClure recordó en algunas fases a Ian Brown o Liam Gallagher, retando y desafiando al público, combinandolo con danzas pugilísticas. Sin duda, uno de los mejores frontman que ha dado el Reino Unido ultimamente. Tocando el bajo se encuentra Andy Nicholson, ex de Arctic Monkeys y en los teclados y segundas voces la atractiva Laura Manuel. Las tablas de estos chicos se notan. La última gira con Oasis les ha dado desparpajo y descaro, que transmitieron en canciones como "Heavyweight Champion of the World" u "Open Your Window" que dentro de poco se convertiran en auténticos himnos de esta nueva década.




    Reverend and The Makers

    Peter Hook

    Se encargó de cerrar el cupo de artistas (a falta de los dj's A2A2 y Bubble & Bobble) Peter Hook, el que fuera bajista de los legendarios Joy Division y New Order, en su faceta de pinchadiscos desplegó un número de hits importante (barriendo para casa, al poner algunas de sus grupos), y aunque el público mayoritariamente se había dispersado, conectó con los valientes que se quedaron en el recinto disfrutando todos.







    Peter Hook



    Texto: Xavi Hernández & Mycroft Cerebelo
    Fotos: Xavi Hernández




    5 comentarios:

    Davis dijo...

    Interesante mision, y una lastima que no respondiera mas el publico

    E.Bazna dijo...

    Muy enterados de todo. A mi The Mission me gustaban, esa canción, ¿como se llamaba Butterflies on a wheel??, era un temón del 15.

    Clarice dijo...

    Si que fue una lástima por que cómo dices, se notaba que se esperaba mucha más afluencia. Una pena. El nivel era muy alto en general y el auditorio en ocasiones, además de escaso, fue muy impertinente. Fue vergonzoso el griterio durante la actuación de la germana que aguantó la desvandada de la gente como una campeona. En fín, esperemos que el próximo año la cosa mejore. La organización desde luego, estuvo para quitarse el sonbrero.
    Salu2

    Clarice dijo...

    Sí lo sé "soMbrero" es lo que tiene escribir rápido...juas, juas!! Salu2

    Ivonne Flores dijo...

    No estoy tan metida en lo que va del Folk pero bueno... Peter Hook me pareció que debió salir antes o en un intermedio para que la cosa se haga mas emocionante de por si es un buen DJ pero mas me gustaba cuando pertenecía a Joy Divion. Trate de buscar a los murcianos Second en mi space para ver q tal se les escucha, pero apareció otra banda con el mismo nombre provenientes de Vancouver, Canada jaja xD en fin, a ver si por ahí ponen alguna canción de los murcianos plz! Saludos suicidas!