Twitter Suicida

    Seguidnos en Twitter

    viernes, 30 de julio de 2010

    Crónica FIB Heineken 2010

    Aquí teneis la crónica del FIB 2010!

    FIB HEINEKEN 2010

    Tras la hecatombe de 2009, donde a pesar del éxito de venta de entradas el festival todo sabemos como acabó (cancelaciones, vendaval, agobio colectivo), la nueva tesitura del FIB Heineken 2010 presentaba a priori un mar de dudas que se disipó pronto con un menor ritmo de venta de entradas y un cartel más flojo que en ediciones anteriores.

    Con cifras reales en la mano, el FIB Heineken 2009 presentó a 50.000 personas cada día, haciendo un total de 200.000 asistentes en las 4 jornadas festivaleras. Este año la cifra disminuyó bastante, con un total de 127.000 asistentes, repartidos, según datos oficiales del festival dirigido ahora por Vince Power en 28.000 personas la jornada inaugural del jueves, 32.000 el viernes, 35.000 el sábado y 32.000 la jornada de clausura del domingo.

    A bote pronto las 73.000 personas menos de una edición a otra pueden llevar a pensar en fracaso, pero nada más lejos de la realidad, ya que, a juicio particular de un servidor, que lleva con esta 8 ediciones del FIB a cuestas, recuperó la esencia especial que hacía de este evento algo único, dejando atrás masificaciones agobiantes como la de 2009.

    Mayor espacio, fácil acceso de un escenario a otro, ninguna cola para pedir en barras, tickets, puestos de comida fue lo que se encontraron los feligreses que viajan hasta Benicassim verano tras verano, pero vamos a hablar de lo que realmente importa. La música.

    Jueves


    Llegaba al escenario Verde donde The Paris Riots, bajo un sol de justicia, atronaban al incipiente público. Se ve que el calor y la ingesta de alcohol trastocó a los mancunianos, ya que el cantante, en un inenarrable momento acabó con los huesos en el suelo.
    A continuación, Southern Arts Society, grupo sevillano, pero con cantante anglosajón, ofrecieron una notable actuación, con comentarios animados del cantante que hicieron que se fuera caldeando el ambiente. Muy recomendables.
    Charlotte Gainsbourg, con una mezcla de trip-hop y pop melódico hizo las delicias del escenario principal, pero tenía una cita con Brendan Benson en el escenario Eastpak y no quería faltar. Y no defraudó. Lleno absoluto y una potente actuación. Alejada de los sonidos del power pop y más cerca del flok, se resarció de las recientes cancelaciones que la archifamosa nube volcánica le llevó a anular en territorio nacional en la pasada primavera.
    A continuación, en una aproximación relámpago, me acerqué al Escenario Fiberfib, dónde Love of Lesbian, con un público mayoritariamente patrio, puso a bailar al respetable con "Allí donde solíamos gritar", y con un show breve (10 canciones), provocó el delirio colectivo dedicándole a Andres Iniesta, nuevo héroe nacional, "Me Amo".
    Vuelta al Verde para ver a la leyenda Ray Davies y soberana actuación del antiguo lider de The Kinks. Temás como "Victoria", "Lola", "You Really Got Me" o "Sunny Afternoon" hicieron bailar a todos. Impresionante.
    Y llegó el turno de Kasabian, los cabezas de cartel de esta jornada. Meses llevaba esperando esta actuación, y como siempre, cuando uno tiene tantas expectativas se suele llevar pequeños desengaños.Arrancaron muy fuerte con temas como "Shoot The Runner", "Underdog" o "Where Did All The Love Go?", pero el sonido no acompañó y sonaron en ocasiones demasiado bajos para todo el potencial que tiene la banda. Sumado a todo esto, alargaron algunas canciones en exceso, en busca de un sonido más psicodélico, sucio y espeso. Pero que disiparon en un explosivo bis que alcanzó la locura total, con 3 temas como "Fire", "Vlad The Impaler" y "LSF".
    Con las fuerzas justas tras el tute que llevaba, acabé en el Verde disfrutando de Broken Bells, donde con un sonido impecable, a pesar de no ser hora (las 3 de la mañana) ni quizá el escenario idóneo, ofrecieron una notable actuación.

    KASABIAN

    Archivo FIB/ Oscar L. Tejada


    Viernes


    Nueva cita con el solazo del Verde y visita a los gallegos de Triángulo de Amor Bizarro. Mucho ruido, distorsión y voz casi imperceptible, donde su nuevo disco "Año santo" sonó con potencia.
    Luego carrera de fondo para ver a Señor Chinarro en el Fiberfib, donde ataviado con espesa barba y una magnifica banda, ha dejado atrás una pose lacónica en directo para mostrarse más comunicativo y cercano, bien por el cambio y bien por la actuación.
    En el Verde apareció Julian Casablanca, que a falta de The Strokes pensábamos que no iba a estar mal la cosa, pero el sonido del verde patinó en esta ocasión y no acompañó a un Julian que titubeó en una sosa actuación, salpicada por algunos destellos Strokeros como "Reptilia" o "Hard To Explain".
    A continuación se me presentó un dilema Mumford and Sons o Hot Chip. Como a estos segundos ya los había visto recientemente en el SOS 4.8 de Murcia, me fui, cubata en mano y más solo que la una de misión al Fiberfib. Y la elección, a mi gusto fue acertadísima. Llena hasta la bandera en el escenario donde los londinenses ofrecieron una magistral lección de folk donde además, se puede bailar, gritar y pasarlo genial. Solo tendrán un disco, pero a mi me conquistaron completamente.

    Con el buen sabor de boca llegue justo para el final de Hot Chip, donde atronaron al respetable con un brillante bis con "I Feel better" y "Ready For The Floor".
    Y después del lío, más lío, a Goldfrapp que me fui para disfrutar de la impertérrita Alison Goldfrapp, que tendrá más de 40 añazos, pero Jesús como baila esta señora, y nos hizo bailar con un final explosivo con "Oh La La" y "Strict Machine". Tras esto, otro dilema rápidamente resuelto, no fui a ver a los cabezas de cartel de esta jornada, Vampire Weekend, que Dios, Alá, Mahoma o Noel Gallagher me perdonen por no ser moderno. Mi elección fue el incombustible Peter Hook, que presentaba el brutal disco de Joy Division "Unkown Pleasures", las dudas que tenía de esta actuación se encargó de despejarlas el bueno de Peter pronto. No tendrá una gran voz, pero las ganas y la buena banda que llevaba le dieron alas, y aunque tocó más canciones de Joy Division que las que tenía el homenajeado disco podré contarle a mis futuros vástagos que escuché "Love Will Tear Us Apart" en directo.

    PETER HOOK

    Archivo FIB/Liberto Peiró


    Sabado

    La jornada más multitudinaria en cuestión de asistencia del festival, arrancó para vuestro querido redactor con la actuación de Ash. Por fin me he podido quitar la espinita de verlos en directo y fue presentando su colección de singles "A-Z" de 26 temas, donde destacaron además temas antiguos como "Kung Fu". Han perdido fuelle, pero siguen siendo muy buenos.
    A renglón seguido, The Cribs actuaban en el Fiberfib, con un Jhonny Marr que les da un saltito más de calidad, pero a mi personalmente no me acabaron de convencer. Así que tiré para el Verde con The Specials, y dios de mi vida, a bailar se ha dicho. Impecables vestidos y mejor actuando, los pies no paraban quietos mientras sonaban canciones como "Ghost Town" o "A Message To You Rudy".
    The Sunday Drivers se despedían como grupo en el Fiberfib con una emotiva actuación, llena de agradecimientos a los fans, que les pedían que continuaran juntos.
    En el Verde apareció un tal Ian Brown, el rey Mono, abrió una actuación con "I Wanna Be Adored" y lo que presagiaba que iba a ser una gran noche se fue difuminando poco a poco en el tedio, que el bueno de Ian, algo justito en labores vocales, arregló con un final con "F.E.A.R" y "Stellify".
    Pero para arreglar el pequeño desaguisado de Ian Brown, se formó una espectacular rave con The Prodigy. A buenas horas en el Fib, por cierto. Destrozaron un escenario Verde que se movió al ritmo endiablado de temas como "Voodo", "Omen", "Invaders Must Die" o "Take Me To The Hospital". El panorama al acabar la salvaje actuación era dantesco. Gente perdida, buscando objetos perdidos por el suelo, cuerpos descamisados y sudorosos que el baile los había transformado en bestias por un rato. Lo dicho, increíble la actuación.

    Klaxons cerró el Verde con un publico agotado, pero que siguió bailando luego con las actuaciones de los otros escenarios. Ya que The Japanese Popstar y Alex Under acabaron de rematar a los que aún querían más.

    THE SPECIALS

    Archivo FIB/ Oscar L. Tejada



    Domingo


    Con la gasolina justa aparecía en el recinto del FIB Heineken, cerveza en mano, para cerrar esta edición.
    Llegué justo para el final de The Courteeners y anda que no me podría haber ahorrado el momento, dantesco, ahí se quedan. Two Door Cinema Club me resarcieron un poco en el Fiberfib, sin llegar a entrarme del todo, me borraron la espantosa actuación de antes. Foals, otra de las actuaciones que esperaba con ganas me dieron otra pequeña decepción, aunque tuvieron momentos álgidos como "Cassius" o "Spanish Sahara" y el susto no fue tan grande.
    Pero gracias a todo, Echo and The Bunnymen, aunque defenestrados en mi opinión en el escenario Fiberfib injustamente, dieron una lección de poderío y saber estar, y desgranaron éxitos como “The Killing Moon”, “Seven Seas”, “The Cutter” o "Lips Like Sugar". Espectaculares como siempre.
    El escenario Verde vibraba mientras a ritmo de hip-hop con Dizzee Rascal, novedad este estilo en el FIB Heineken y parece que va a ir a más, esperemos que para bien.
    Luego llegó la actuación más esperada por muchos en esta edición, Gorillaz. Tras el sempiterno misterio que vuelve el show y sus invitados, estos fueron De la Soul, Little Dragon o Bootie Brown entre otros, por cierto, ni rastro de Lou reed, lástima.
    Con una pantalla gigante de impecable resolución y acompañando al bueno de Damon Albarn estaban dos leyendas como Paul Simonon y Mick Jones (The Clash), el show levantó el telón y la gente quedó como hipnotizada. Snoop Dog apareció en la pantalla rapeando y le siguieron videos con Bruce Willis y los demás dibujos de Jamie Hewlett, hasta que aquello cayó en una espiral demasiado densa para un servidor. Caras largas de algunos presentes y pequeñas desbandadas, hasta que con un apañado bis con "Fell Good" y "Clint Eastwood" salvaron la papeleta.
    Se cerró el Verde con Leftfield y una soberbia actuación electrónica, donde destacaron temas como “Release” o “Phat Planet”, hasta que finalizó la actuación y el lago de los cisnes sonó para cerrar el escenario. Muy bonito.

    GORILLAZ

    Archivo FIB/ Oscar L. Tejada


    Nos vemos en el FIB 2011,¡espero que haya sido de vuestro agrado!

    Xavi Hernández

    4 comentarios:

    Bazna dijo...

    buena crónica de un festival con un cartel horroroso...

    Anónimo dijo...

    Muy buena crónica, este tio no se pierde una!

    farxavi dijo...

    Gracias! la verdad es que ha sido un veranito intenso, ahora a descansar para seguir con fuerzas lo que queda del año, que viene cargado de conciertos!

    Davis dijo...

    Buen resumen. Pasé un gran FIB y con buena compañía. Interesantes conciertos y ambiente divertido